Los Raiders cortaron todo tipo de relación contractual con el que fuera su jugador, Henry Ruggs III, después de confirmarse su responsabilidad en el accidente en el que una mujer de 23 años perdió la vida tras haber sido chocada en su automóvil por el del deportista que además conducía en estado de ebriedad a más de 250 kilómetros por hora. 
El percance sucedió en las calles de Las Vegas a las 03:40 hrs de la madrugada del miércoles, un horario además inadecuado para un atleta de alto rendimiento como Ruggs y la consecuencia fue fatal por lo que será acusado de homicidio y de lesiones graves a otras personas, por lo que su futuro en el futbol americano profesional de los Estados Unidos podría haber llegado a un lamentable final apenas a los 22 años de edad y después de haber sido considerada como una de las grandes promesas del deporte de las tackleadas.

Ante la gravedad del asunto y para no interferir con el proceso, además de que es parte de una cláusula muy clara dentro del reglamento interno tanto de la franquicia como de la NFL, los Raiders dieron por terminada su relación laboral con el receptor que fue seleccionado número 12 global en el draft del 2020 y quien acumulaba 24 recepciones para 469 yardas y dos anotaciones en la actual temporada, números que faltando más de la mitad del calendario ya habían igualado lo hecho en su anterior y primera temporada de novato.

Deja un comentario