• noviembre 26, 2019
  • Maximo Astudillo
  • 0

Por Fernando Villalobos 

No es secreto para nadie la grandiosa temporada que está teniendo el QB de los Baltimore Ravens Lamar Jackson, este joven jugador de apenas 22 años de edad, está causando sensación en su mejor momento desde que llegó a la NFL, y es que tiene una característica que se ha visto pocas veces en la liga, la asombrosa dualidad de poder lanzar y correr el balón con una destreza de locura.

Con 24 pases de TD y 6 por la vía terrestre, Lamar se ha colocado como el candidato número uno a ser nombrado MVP, aunque esto no lo vuelve loco y sabe perfectamente cuál es su verdadero objetivo, ganar el SuperBowl.

Mucho se habla que la forma de jugar de Jackson es muy arriesgada, que se expone mucho y esto le podría cobrar factura con lesiones en un futuro, como les ha pasado a distintos QB con características similares a las suyas en la forma de jugar, lo cierto es que la NFL está en constante cambio, este tipo de mariscales que lanzan y corren de buena manera se están volviendo cada vez más populares en la liga.

No sabremos hasta donde pueda llegar la carrera de Lamar, es muy pronto para pronosticarlo, hay muchos imponderables que podrían cambiar el rumbo de esta, lo que si es un hecho es que si las lesiones lo respetan, podríamos estar ante un “muchacho” que marque un cambio de época y la manera de jugar en la NFL.

Deja un comentario