• abril 30, 2020
  • Raúl Vega
  • 0


En su etapa como jugador colegial, vistiendo los colores de la Universidad Estatal de Florida,  Dalvin Cook rompió el récord de todos los tiempos de más yardas por acarreo al registrar 4,464 en un lapso de tres temporadas y eso llevó a los Vikingos de Minnesota a tomarlo como selección global 41 y firmarlo por cuatro temporadas en el 2017, con un sueldo de novato que no rebasará 1.3 millones de dólares en su última campaña como tal. 
Por eso para el equipo púrpura es imperioso renovarlo lo mas pronto posible y hacerlo por una cifra récord como en su momento sucedió con Adrian Peterson, y sobre todo después de que los Titanes de Tennesse alargaran su relación con Christian McCaffrey por 16 millones por una temporada (12 garantizados), por lo que Dalvin Cook, que tuvo cifras similares a su colega, merecería algo parecido en un contrato multianual y tal vez imponiendo una nueva marca para un corredor de la NFL. 
Cook, nacido en Miami tuvo el mismo promedio de acarreos por partido que McCaffrey, 17.9, pero se quedó debajo del fullback de Titans en el promedio de yardas por cada acarreo, 81 contra 86.  El gran añadido del jugador de Vikingos es que puede mutar a funciones de receptor con enorme efectividad, ya que fue el cuarto mejor de la liga en 2019 con 63 atrapadas y 9.8 yardas de ganancia promedio en cada una de sus apariciones.
Minnesota, que tuvo que dejar salir a Steffon Diggs a Buffalo, tratará de cubrirlo con el receptor novato, Justin Jefferson, un campeón colegial con la LSU, pero no aplicarse ahora con Dalvin Cook sería un pecado imperdonable que ni los 15 jugadores seleccionados del draft podrían pagar y lo único que resta es ver cuánto está dispuesto a pagar el cuadro púrpura por su gran estrella y esperanza de Super Bowl. 

Deja un comentario