Dentro del gremio deportivo, existen mujeres atletas que han roto estereotipo profesional y vencido obstáculos sociales para lograr llegar a la cima de sus carreras independientemente de la actividad física que realicen. Pero existen también aquellas atletas que han tenido que vencer a otros rivales que no forman parte de un nivel sociológico, pero que son demasiado crueles, como lo es el cáncer.

Al toparse de frente con esta enfermedad la vida cambia en absoluto, y sólo las grandes mujeres que han tenido que atravesar este campo minado de una enfermedad como esta lo saben, ese es el caso de la atleta española Carlota Serrano, quien ha tenido que vencer de frente a la adversidad, para seguir saltando y derribando más obstáculos en la pista.

Pero, conozcamos más sobre la trayectoria de la deportista:

Serrano pertenece a una familia de deportistas. Su padre y su hermano se decantaron por el ciclismo. Ella se convirtió en atleta. Sus aptitudes físicas en el colegio dieron paso al Club de Atletismo Popular de Alcobendas, donde a los siete años comenzó a competir hasta recibir una beca para entrenar en el equipo del Club Deportivo del Colegio Base, desde ese instante comenzaría su carrera de manera profesional en el atletismo.

EL ENEMIGO INEVITABLE LLEGA A SU VIDA

La vida de la atleta dio un vuelco cuando en 2014, con 28 años, le detectaron cáncer de mama. Se desvió del camino que se había marcado y de los objetivos a largo plazo. Pero no se detuvo. 

La subcampeona de España en la especialidad de 400 metros vallas en 2013 tuvo que renunciar a su larguísima melena, para iniciar la lucha en contra de la enfermedad.

“YO QUIERO, YO PUEDO, YO SOY CAPAZ”

Este es el lema de Carlota, quien se debatía entre sus éxitos y la enfermedad, lidiando con intervenciones quirúrgicas, quimioterapia y radioterapia. Ocho meses después, reconstrucción del seno. Las sesiones de quimio nunca fueron excusa para dejar de fortalecer el cuerpo. Por ejemplo, subiendo y bajando las escaleras del hospital o escapándose para echar una carrera por los alrededores.

En el verano de 2015 decidió grabar su día a día,  junto a un grupo de amigos y familiares. Risas, alguna tarde de compras y, sobre todo, sus entrenamientos: que se basaban en hacer atletismo en la pista del polideportivo municipal Dehesa Boyal en San Sebastián de los Reyes en la ciudad de Madrid, además de sesiones de abdominales, pesas, y demás movimientos.

Toda su lucha acercó a más personas que estaban pasando por la misma situación, además de ganarse el título de “SÚPER MUJER”, la cual se extiende como un huracán por las redes sociales, despertando una oleada de mensajes de admiración, respeto y empatía en todo momento.

Es un placer conocer las barreras que han tenido que enfrentar muchas deportistas, en este caso especial en contra de una enfermedad tan compleja y delicada. 

Aquí el link de las redes sociales de Carlota Serrano, para que conozcan más de su trayectoria y lucha:

https://www.instagram.com/carlotatota17

Deja un comentario