• septiembre 11, 2020
  • Raúl Vega
  • 0

Enviado desde mi Huawei de Telcel.


Se acabó el sueño de Serena Williams de alcanzar el récord de Margaret Court con 24 títulos de Grand Slam.
La veterana estadounidense de 38 años no pudo llegar a la final del US Open al perder por 6-1, 3-6 y 3-6 con la bielorrusa Victoria Azarenka quien disputará la final y el título del certamen ante Naomi Osaka, la misma cita que no pudo darse en el Masters de Cincinnati por lesión y retiro de la japonesa, y por lo que Azarenka fue declarada campeona.
La menor de las Williams arrolló a su rival en la primera manga pero la reacción de Azarenka fue furiosa y contundente, como cuando ganó en 2012 y 2013 el Abierto de Australia, sus únicos dos trofeos de Grand Slam hasta ahora.
Esta fue apenas la 5a victoria de la bielorrusa spbre Serena en 23 enfrentamientos entre ambas pero resultó ser muy dolorosa y decepcionante para la estadounidense que ahora tendrá que ir a Roland Garros para seguir buscando la marca de trofeos en majors.
Por su parte, Naomi Osaka ganó su boleto derrotando a ls norteamericana Jennifer Brady en tres sets con parciales de 7-6, 3-6 y 6-3 y la japonesa disputará su tercera final de un Grand Slam con antecedentes perfectos ya que ganó las dos anteriores, en el 2019 en Australia y la del mismo US Open en el 2018. 
El duelo no fue nada sencillo para la tenista asiática que tuvo que emplearse a fondo para superar a una enjundiosa rival que vendió cara su derrota confirmando su crecimiento en la edición del 2020 del Abierto de los Estados Unidos y su ascenso en el ranking de la WTA hasta el sitio 25 tras una gran campaña en Flushing Meadows.
Desde que volvió a la actividad después de la pandemia, Naomi Osaka suma 10 victorias consecutivas y no ha perdido todavía un sólo partido ya que el título del Masters 1000 de Cincinnati lo dejó escapar por una lesión en el tobillo retirándose antes de jugar la final precisamente con la bielorrusa Victoria Azarenka, que también llegará con 10 triunfos en fila y tratando de ganar el US Open por primera vez tras caer en las finales del 2012 y 2013.