Por Alex Rodríguez

En 1999 fue un año donde salieron muchos discos importantes dentro de la década de los 90. Mencionando algunos como Blur – 13, Blink 182 – Enema of the State, Eminem – The Slim Shady y Surrender que fue el tercer álbum de The Chemical Brothers que cumple 20 años. 

Surrender es un trabajo que podemos catalogar como muy bueno. Este disco es ideal para el público de oído entrenado en la electrónica, pero también para la gente con gustos diferentes. En este trabajo el dúo fue capaz de hacer llegar su sonido electrónico a un publico masivo, a pesar de diversos matices a lo largo del disco. Surrender no abandona ese sello tan personal que The Chemical Brothers le da a cada una de sus producciones.

Para este tercer trabajo, Ed y Tom decidieron cambiar el Big Beat de sus trabajos anteriores (Exit Planet Dust de 1995 y Dig Your Own Hole de 1997) y se adaptaron a la vertiente del sonido house de finales de los 90. Aunque Surrender por momentos tiene el toque oscuro y denso característico de The Chemical Brothers, las colaboraciones con famosos músicos de la época como Noel Gallagher, Hope Sandoval de Mazzy Star, Bernard Summer de New Order y Jonthan Donahue de Mercury Rev como vocalistas invitados, significaron la muestra de su experiencia en clubes nocturnos y su capacidad de adaptarse a los nuevos tiempos.

Gracias a este disco los convirtió en uno de los dúos de música electrónica de mayor repercusión mundial, gracias a temas ya clásicos como “Hey Boy Hey Girl”, “Let Forever Be”, “Music: Response”, “Got Glint?” y “Out of Control”.

Noel Gallagher participó en las voces y co-escribió la canción “Let Forever Be”. El loop de la batería y el efecto de los platillos de esta canción tienen similitud con la canción “Tomorrow Never Knows” de The Beatles. Mientras que Bernard Sumner de New Order colaboró en voz y guitarra de la canción “Out Of Control”.

La portada de Surrender pertenece al “Great British Music Festival”, un festival de rock celebrado en Londres a finales de 1975 y principios de 1976 en el Olympia Grand Hall.


Tags:

Deja un comentario