• agosto 6, 2020
  • Raúl Vega
  • 0


Aunque era muy grande su deseo de defender y revalidar su título del 2019, el tenista español Rafael Nadal renunció a participar en el US Open de este año ya que la situación sanitaria sigue en crisis en todo el mundo, por lo que el número 2 del mundo prefiere no arriesgar su salud y la de los integrantes de su equipo de trabajo. Los 2,000 puntos que defendería Nadal por ser el actual monarca del torneo no correrán peligro ya que la clasificación estará congelada hasta el próximo mes de diciembre. El plan del manacorí es ahora reaparecer en el Masters 1,000 de Roma, del 20 al 27 de septiembre o en su defecto hasta Roland Garros, el último Grand Slam del año, a partir del 27 de septiembre, dónde de ganar el título, empataría el récord de 20 “Mayors” de Roger Federer.
El anuncio del nacido en Malliorca coincidió con la publicación de la lista de participantes por parte de la organización del Abierto de los Estados Unidos, en la que si están al menos 7 de los 10 primeros lugares del Ranking ATP, incluido el No.1, el serbio Novak Djokovic, quien por supuesto será el gran favorito para conquistar la corona sin la sombra de Nadal y de Roger Federer, quien por cierto sigue recuperándose de una operación en la rodilla izquierda y no volverá a jugar hasta el 2021.

El US Open se disputara, sin público en las gradas, del 31 de agosto y hasta el 13 de septiembre en el complejo de Flushing Meadows, en la ahora llamada “Burbuja” de Nueva York.
Han pasado cuatro meses y la pandemia no cede, 120 días sin jugar al tenis y para todos ya es urgente volver a las canchas pero también cuidarse de un contagio.