Dicen que la gratitud es uno de los grandes valores del hombre y el Atlético de Madrid, que no es muy dado a reconocer a los que forjaron su historia, lo demostró ahora sí homenajeando con bombos y platillos a uno de los futbolistas extranjeros mas queridos que han vestido la playera rojiblanca.

Mas de 100 exjugadores del cuadro colchonero reunidos en la sala de trofeos del Estadio Wanda Metropolitano para rendirle honores a Rubén “El Ratón” Ayala hablan claramente de la importancia del argentino en la vida deportiva del equipo rojiblanco que con un gol suyo conquistó la Copa Intercontinental en el ya lejano 1975, un año después de su brillante participación en el Mundial de Alemania 74 con la selección albiceleste.

El “Ratón” ayudó también a que los madrileños conquistaran la Copa del Rey en 1976 y la Liga en 1977, como algunos de los mejores momentos en los 7 años que duró defendiendo la playera rayada con la que jugó 214 veces y con la que metió 58 goles de 1973 a 1979.

Su llamativo look cuando era futbolista en activo, con larga, suelta y desmadejada cabellera, su tupido bigote y una sonrisa cada vez que tocaba una pelota lo convirtieron en una atracción para la afición, pero su enorme calidad, porque era hábil, veloz y directo, junto con su incansable entrega lo hicieron un consentido y adorado en el viejo Vicente Calderón, cancha donde regaló y regó todo el sudor que un futbolista puede derrochar cuando corre tras una pelota a los 25 años de edad.

Hoy Rubén Ayala, con 70 y después de un par de sustos por eventos cardíacos, porque el corazón siempre se “le salía del pecho”, ya esta retirado de su labor como formador de talentos en México, pero muy pocos hasta ayer sabían en España que como director de fuerzas básicas del Pachuca vió pasar a jugadores como Carlos Peña, Luis Montes, Rodolfo Pizarro, Hirving Lozano, Erick Gutiérrez y como el hoy colchonero Héctor Miguel Herrera, quien no podía faltar en la ceremonia para darle las gracias a quien le dió las bases como futbolista.

Este domingo toda la afición colchonera podrá cantar el nombre del “Ratón” en el Estadio Metropolitano cuando uno de sus grandes héroes reciba otro regalo: una placa conmemorativa.