Aunque le faltó mayor idea para plasmar su dominio en el marcador, Atlas recibió merecida recompensa a su insistencia con un agónico y dramático empate 1-1 al minuto 94 de su duelo de la jornada 5 ante el Santos en el Estadio Jalisco.
Muy pronto tomó ventaja el equipo lagunero en el encuentro en la perla tapatía pues habían transcurrido apenas 9 minutos cuando el canterano Omar Antonio Campos metió un zurdazo por abajo dentro del área para vencer al arquero colombiano Camilo Vargas. 
Era el 1-0 para los visitantes y los Rojinegros buscaron empatar de mil maneras ya que en el resto del encuentro la pelota estuvo con los tapatíos que apretaron, dominaron, se acercaron y tocaron a la puerta de Carlos Acevedo pero sin poder abrirla tanto por su ineficacia, como por su falta de imaginación y porque el arquero de los de Torreón estuvo en plan grande, atajando, tapando y volando por todos lados.
Los laguneros renunciaron a todo lo que no fuera defender su marco, exagerando en la cesión de la pelota y aunque estuvieron a punto de festejar el triunfo y ponerse en la cima de la tabla, en la jugada menos clara les cayó el empate, con un rebote del novato de 19 años, Jonathan Herrera, que se fue al fondo del marco albiverde salvando al Atlas de la derrota en la última jugada del partido.
Con ese tanto, los rojinegros, que llevan 10 partidos de liga seguidos sin ganar, por fin conquistaron su primer gol del actual certámen después de 450 minutos y sumaron su segundo punto mientras el Santos llegó a nueve unidades empatando a Cruz Azul y a los Xolos.