• agosto 26, 2020
  • Raúl Vega
  • 0


El pitcher de los Medias Blancas de Chicago, Lucas Giolito, lanzó este martes el primer juego sin hit ni carrera en lo que va del 2020 al controlar a los cañoneros de los Piratas de Pittsburgh en la victoria de 4×0 en el Guaranteed Rate Field de la cudad de los vientos. 
El No-hitter del nacido en Santa Mónica, California, es el primero de la temporada de las Grandes Ligas, es el primero también que logra en la historia un serpentinero de los White Sox ante un equipo de la Liga Nacional y es también el primero de la franquicia de Chicago en hacerlo con más de 10 ponches, ya que Lucas sumó 13 abanicados.
El último sin hit ni carrera de los Medias Blancas había sido de Philipp Humber hace más de 8 años, el 1 de abril del 2012 en una visita y victoria sobre los Marineros de Seattle. 
La hazaña de Lucas Giolito no se considera un “Juego Perfecto” porque para ello el pitcher no debe conceder ninguna base por bolas, haya sido intencional o no intencional, y en el nuevo caso Lucas entregó una almohadilla (la única) a Erik González, perdiendo la posibilidad de completar el juego perfecto pero logrando al mismo tiempo el reconocimiento general por su gran trabajo en la lomita pese a que su campaña individual ha sido intermitente y en ocasiones hasta desconcertante.
A sus 26 años, Giolito escribió su nombre en la historia de la novena de Chicago y de la Gran Carpa y lo hizo con 103 lanzamientos totales en las 9 entradas del duelo ante los Piratas.
El equipo de Chicago está en el tercer lugar de la División Central de la Liga Americana con 18 triunfos por 12 derrotas, a juego y medio del líder, los Mellizos de Minnesota. 

Deja un comentario