• octubre 22, 2020
  • Raúl Vega
  • 0

Con dos cuadrangulares de Brandon Lowe, en la primera y en la quinta entrada y con nueve ponches de Blake Snell, antes de ser relevado en la parte baja del mismo quinto rollo, las Rayas ganaron 6-4 a los Dodgers e igualaron a una victoria por bando en el segundo juego de la Serie Mundial. 
Los batazos de Lowe hicieron llegar a la novena de Tampa a 28 cuadrangulares en la actual postemporada, un nuevo récord de equipo que superó los 27 que habían logrado los Gigantes de San Francisco en el 2002 y los Astros de Houston del 2017.
Además con sus 9 chocolates Snell impusó marca para la franquicia en juegos de postemporada superando los 8 que ayer logró Tyler Glasnow en el primer duelo del Clásico de Otoño. 
Snell es también el primer pitcher desde hace 19 años en sumar 6 o más ponches y sin recibir hit en los primeros tres innings de una Serie Mundial. El último en conseguirlo fue Randy Johnson en el 2001.
Los de Tampa Bay siempre estuvieron adelante en la pizarra y  anulando esta vez a la sensación cubano-mexicana Randy Arozarena, aislaron el bateo de los angelinos, cuya primera y ligera reacción llegó hasta la 5a entrada, sin que las dos carreras anotadas ahí alcanzaran para cambiar el resultado.
Con los Dodgers lo más importante fue que Randy Arozarena pegó su hit 22 en los playoffs del actual 2020 y con ello igualó a Derek Jeter como el novato con más imparables en su debut en una postemporada y Serie Mundial.
Además el cubano ya es con 48, el jugador con más bases alcanzadas en postemporada de toda la historia en las Grandes Ligas y se colocó a solamente dos más de empatar el récord de 50 que acumuló David Frees con los Cardenales en el 2011.
Mañana es día de descanso y el viernes se reanuda la Serie Mundial con el tercer juego en el Globe Life Field de Arlington, Texas.

Deja un comentario