• octubre 18, 2021
  • Raúl Vega
  • 0


Con el mexicano Julio Urías cuatro entradas en el montículo, los Dodgers vencieron 2-1 a los Gigantes de San Francisco, ganaron la Serie Divisional 3-2, eliminaron al equipo con más victorias en la temporada regular y avanzaron a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. 
El Manager de los angelinos, Dave Roberts, fue criticado por cambiar de pitcher abridor a unas horas de arrancar el 5° juego de la serie, dejando fuera a Julio Urías para utilizar a Corey Knebel, pero la jugada estratégica le funcionó y el mexicano entró como relevo de Brusdal Gaterol en el tercer inning para trabajar cuatro entradas con cuatro ponches y recibiendo tres hits, entre estos el cuadrangular del empate 1-1 de Darin Ruf en la sexta baja después de que Corey Seager había empujado a home a Mookie Betts para poner en ventaja a los visitantes en el Oracle Park. 
Y así mientras los Gigantes aguantaron siete entradas a su abridor Logan Webb, del otro lado ya habían saltado al montículo cinco lanzadores de los Dodgers pero el cierre fue digno de una novela con los Dodgers tomando de nuevo la ventaja en el noveno rollo gracias a un sencillo impulsor de Cody Bellinger para Justin Turner y con el “Mad Max” Max Scherzer cerrando el juego y dándole el triunfo y la calificación a su equipo en una noche perfecta para el gran Mookie Betts que se fue de 4-4 como el jugador de los Dodgers con más hits en un duelo definitivo de postemporada superando los tres de Yasiel Puig en el 2018, de Justin Turner en el 2015 y de Steve Sax en el ya lejano 1988.
Fue por culpa de la gran campaña de los Giants, el único equipo que superó en victorias a los actuales campeones de la Serie Mundial en la temporada regular, por lo que los Dodgers tuvieron que pasar por la Ronda de Comodines, pero los de Los Angeles lo canalizaron perfectamente y adquirieron mayor fuerza anímica para enfrentar la defensa de su corona ahora ante los Bravos de Atlanta a partir del próximo sábado. 

Deja un comentario