• agosto 14, 2021
  • Raúl Vega
  • 0

En un día diferente y con magia para las Grandes Ligas y en un lugar aún más especial, en el “Campo de los Sueños”, los Yanquis y los Medias Blancas disputaron ante 8 mil espectadores un partido oficial de la temporada 2021 que terminó con victoria de los de Chicago 9-8.
En medio de un maizal en Dyersville, Iowa, se desarrolló en 1989 la hermosa historia del “Field of Dreams”, una película con Kevin Costner como protagonista que trató el tema de la importamcia de la familia, del juego de beisbol y de la necesidad de perseguir nuestros sueños sin importar lo que piensen los demás. En el filme aparecían los personajes de aquel mítico equipo de los White Sox que lleno de calidad y de figuras fue suspendido de por vida por meterse en líos de apuestas en 1919, en el llamado escándalo de las “Medias Negras”.
Por eso la emoción llegó al máximo y las lágrimas inundaron los ojos de muchos de los presentes cuando del mismo maizal y con fabulosos uniformes retro (de 1900) salieron los peloteros de ambas novenas que ya en el juego se lucieron con acciones de mucha calidad y cuando parecía que los Yanquis ganarían con par de jonrones de dos carreras de Aaron Judge y Giancarlo Stanton, llegó Tim Anderson para pegar otro vuelacercas con dos carreras  impulsadas para darle así el triunfo a las Medias Blancas que con este resultado se afianzaron en la cima de la División Central de la Liga Americana con marca de 68-48, mientras los neoyorquinos siguen terceros en el Este del mismo circuito con récord de 63-52 y a siete juegos de distancia del primer lugar. 

Deja un comentario