• diciembre 23, 2019
  • Maximo Astudillo
  • 0

Por Alex Rodríguez

Después de que terminó la relación que tuvo con la actriz Emily Blunt por sus problemas de infidelidad, Michael Bublé se quedó solo, con depresión y batallando con sus problemas de inseguridad. 

Es probable que sea una de las historias de amor que parece haber sido sacada de los cuentos de hadas. Luisana Lopilato y Michael Bublé cruzaron sus vidas hace más de 10 años y aunque en ese entonces ninguno podía comunicarse con el otro porque hablaban idiomas diferentes, el flechazo de cupido que sintieron al instante, los unió para siempre.

Aunque al inicio la comunicación fue complicada entre ambos y tuvieron que tener a su lado a un traductor, esto no fue obstáculo para enamorarse y decidir que querían compartir una vida juntos. Ellos se casaron en dos lugares: Argentina y Canadá.

Luisana, contó que conoció a Michael Bublé en el año 2008 cuando fue a verlo en concierto en el Teatro Gran Rex, con quien se tomó una foto tras terminar su presentación. En esa oportunidad fue acompañada de su hermana Daniela y su amigo Rodrigo Guirao Díaz. 

“Compré las entradas y lo fui a ver al teatro. Yo tocaba el saxofón y me encantaban sus canciones. Ahí, un chico de la compañía disquera me preguntó si me quería tomar una foto con él. Yo no hablaba ni una palabra en inglés y él nada de español”, dijo.

El intérprete señaló que no la pudo ver bien, pero el sabía que era el amor de su vida, pero como estaba acompañada de Rodrigo Guirao, pensó que era su pareja, luego de descartar esa posibilidad decidió enamorarla.

“No lo vi nunca más. Él me escribió un mail. Fui al traductor. Después, la primera noche que me conoció me dijo ‘yo me voy a casar contigo’. Había una conexión, aunque por un tiempo fuimos amigos. Me hice fan de la página de Internet de él para tener información, entonces me llegó un mail, pensé que era una promoción y veo que era un mail dirigido a mí. No entendía nada, le hablé a mi profesora de inglés para que me tradujera lo que escribió”, narró.

La primera cita se produjo varios meses después cuando el cantante regresó a Argentina para un show musical. Y aunque muchos piensen que este encuentro fue una cena romántica, lo que pasó fue algo totalmente diferente.

Ni llegó bien. Luisana Lopilato lo fue a buscar al hotel donde se alojaba y lo llevó a comer a la casa de sus padres. “Mis papás no sabían quién era, pero se pusieron sus mejores prendas. Para impresionarlo, inventamos a un mayordomo”.

Ese gesto enamoró por completo a Michael Bublé, quien dijo que estaba comiendo con los padres de su esposa. Claro que para ser entendido tuvo que llevar a su traductor y así poder comunicarse con todos.

La boda fue en dos países y tres momentos diferentes: el 31 de marzo se realizó la ceremonia civil en Argentina, el 2 de abril fue el matrimonio religioso, la fiesta en la estancia Villa María de Cañuelas, y el 31 de mayo se celebró la unión en el Hotel de Vancouver.

La familia empezó a crecer y el 27 de agosto de 2013, Luisana y Bublé tuvieron a su primer hijo, a quien le pusieron Noah. El 22 de enero de 2016, nació Elías. Y el 25 de julio de 2018 llegó la pequeña Vida.

Deja un comentario