• septiembre 21, 2020
  • Rene Sánchez
  • 0

Nuevamente se hizo historia en la UFC, en la velada del complejo Apex de Las Vegas 11 del fin de semana, ahora con el nocaut más rápido de todos los tiempos en la categoría de los medianos y fue el sueco Khamzat Chimaev el autor al mandar a la lona a su rival, Gerald Meerschaert, apenas a 17 segundos de arrancado el combate entre ambos.

Un solo golpe bastó al escandinavo de 26 años para ganar, un golpe directo, seco y brutal que entró exactamente a la mandíbula del norteamericano derrumbándolo hacia atrás, contra la pared del octágono, con la mirada perdida y sin posibilidades de continuar en la contienda. 

Una victoria express del de origen ruso (de Chechenia) que llegó a 9 triunfos consecutivos en la empresa, 6 por KO y 3 por sumisión, lo que habla de su poderío al no tener todavía que recurrir a las tarjetas de los jueces y por lo que ya muchos lo han bautizado como el nuevo Khabib Nurmagomedov. 

El mismo propietario de la UFC, Dana White, embelesado por la  su nueva joya, ya está haciendo planes para explotar sus impresionantes condiciones y su primera idea es llevarlo a la Fight Island de Abu Dhabi en los Emiratos Arabes Unidos. 

En la misma velada el californiano de 32 años, Colby Covington, dio cuenta del veterano de 38, Tyron Woodley, dominando por completo al exmonarca de peso welter, tanto que el referí tuvo que detener el combate y el castigo decretando el nocaut técnico en el quinto asalto. 

Con 242 golpes asestados de 320 lanzados, Colby logró su victoria 16 mientras que Tyron se fue muy golpeado, con su tercer descalabro consecutivo. 

Deja un comentario