• mayo 31, 2020
  • Raúl Vega
  • 0


La UFC regresó a su casa en Las Vegas con la función Fight Night que resultó ser explosiva y emocionante y que también deparó algunas sorpresas.
En la pelea principal, el ex-campeón Tyron Woodley aguantó todo el camino hasta el final de los 5 rounds, pero ante los jueces fue superado unánimemente por el brasileño Gilbert Burns, “Durinho”, quien así quedó listo para en una próxima cita ir por la corona de los welter de la empresa de artes marciales mixtas, ya que este combate fue pactado en peso gallo sin título en juego.
Previo al duelo central de la noche, en peso completo, Augusto Sakai de Brasil con sangre japonesa, derrotó por decisión unánime, en una disputa pareja y reñida, al búlgaro Vlagoy Ivanov.
-Otras peleas de la cartelera estelar en el complejo APEX de la ciudad del juego dejaron también buenas sensaciones como el triunfo, el séptimo consecutivo, en categoría acordada de 150 libras y con tarjetas idénticas de Billy Quarantillo sobre Spike Carlyle, o la victoria por sumisión que le aplicó Roosevelt Roberts a Brock Waver en la división de las 157.5 libras. 
En peso paja femenil, la brasileña Mackenzie Dern mostró su destreza en el jiu jitsu y derrotó a Hanna Cifers al prácticamente deshacerle una rodilla en apenas el primer asalto, endilgándole por a su rival, por sumisión, su segunda derrota seguida.
En el resto de combates y en otro duelo femenil, la de origen armenio, Katlyn Chookagian, dominó durante toda la ruta a la de Kirguistán, Antonina Schevchenko y la venció por decisión unánime en la división mosca.
Otra fácil decisión fue la de dar por vencedor al mexicoamericano Daniel Rodríguez sobre Gabe Green en peso welter, mientras que en la categoría de los semicompletos Jamal Hill fue mejor que el brasileño Klidson Abreu y lo demostró con tremendo y brutal nocaut en el primer round alargando su marcha invicta en la UFC a 8-0, mientras que su víctima cayó por tercera vez en sus últimas 4 salidas al octágono.
En peso mosca el debutante Brandon Royval casi dejó fuera de la empresa a Tim Elliot, que no ve la suya desde hace un año, al superarlo por sumisión con una gran demostración de variedad y poderío ofensivo, en tanto que en peso gallo, otro novato como Casey Kenney sometió al veterano Louis Smolka con una guillotina en el capítulo inicial.
En otra cita, en categoría pluma, Chris Gutiérrez, el de Guatemala, obligó al trabajo extra del réferi para detener el castigo sobre Vince Morales después de que recibió 60 golpes por solamente 8 de respuesta.

Deja un comentario