• agosto 21, 2020
  • Maximo Astudillo
  • 0

La carrera del mexicano Johnatan Espericueta cada día parece que va más y más en declive, lo que a su corta edad pintaba para que fuera una carrera llena de éxitos en el fútbol mexicano y ser un referente de futuras generaciones, se ha ido diluyendo hasta el punto de no poder encontrar equipo, ya si quiera en un equipo de la primera división mexicana.
Aquel adolescente campeón del mundo Sub-17 que fuera de las figuras de la segunda selección menor campeona del mundo, hoy ficha por el Club Deportivo Atlético Veracruz, uno de los equipos “importantes” que participará en la nueva Liga Mexicana de Balompié, próxima a su debut en el mes de octubre.
Espericueta es otro de esos claros ejemplos de el futbolista mexicano que parece ser una joya en las divisiones inferiores pero que a la hora de tener que dar el salto profesional, no le alcanza.
Debutó con Tigres teniendo muy pocos minutos, pero el Villareal de España se fijó en el, fue a probarse al fútbol europeo, jamás pudo tener ni siquiera un lugar en la banca del primer equipo, siempre se quedó rezagado en el Villareal B, y su sueño europeo acabaría prontamente, su carta siempre perteneció a Tigres, pero con su bajo nivel y siendo este un equipo plagado de estrellas jamás pudo ni siquiera competir por un lugar en el banquillo, fue cedido al San Luis y un par de veces más al Puebla, donde una vez más, no logro trascender en ninguno de estos equipos.
Fichar por otro equipo en este momento, parecería una oportunidad más en su carrera, pero a la liga y el equipo donde va, ni siquiera son reconocidos oficialmente por CONCACAF, sin duda no parecen buenas noticias por su carrera, una carrera que a los 26 años debería de estar en su punto, pero en lugar de eso se está acercando a desaparecer.

Deja un comentario