• diciembre 2, 2020
  • Rene Sánchez
  • 0


Con más entusiasmo que calidad y dominando a Roy Jones en siete de los ocho asaltos de su combate de exhibición, Mike Tyson volvió a la actividad en una entretenida velada en el Staples Center de Los Angeles.
Aún así y por tratarse de solamente un espectáculo es que al final se decretó un empate entre los dos boxeadores estadounidenses y también por ello ambos recibieron de parte del Consejo Mundial de Boxeo un cinturón conmemorativo con la frase “Black Lives Matter”, campaña antirracial por la que se organizó la velada y el retorno del “Iron Man” a los encordados a sus 54 años de edad.
El excampeón mundial de peso pesado más joven de la historia, a los 20 años de edad, tenía ya 15 años de no subir a un ring y se notó, porque la gran pegada que lo caracterizó esta vez no alcanzó para derribar al exmonarca mediano, supermediano, pesado y también semipesado, Roy Jones, quien con 51 años, tampoco tiene ya la velocidad ni agilidad para evadir los embates de Tyson, que recibió 10 millones de dólares por esta presentación mientras que su rival obtendrá otros 3 millones.
Sobre el entarimado hubo muchos abrazos y un ritmo semi lento, pero pero por ganas, actitud y esfuerzo no quedó ya que ambos derrocharon energía buscando agradar al público televidente que gozó por cierto de los comentarios de otra ex figura del pugilismo, Sugar Ray Leonard. 

Deja un comentario