• agosto 28, 2020
  • Raúl Vega
  • 0


Lidiando con molestias físicas en el cuello y el estómago, que ya acarreaba desde los cuartos de final, el número uno del mundo, Novak Djokovic, logró calificar para la final del Masters de Cincinnati venciendo en tres emocionantes sets a un valeroso, exquisito e irrepetible Roberto Bautista.
Cada uno, el serbio y el español, ganaron un set por cifras idénticas de 6-4 y en el tercero y definitivo, en un duelo atractivo, emotivo, parejo y verdaderamente memorable, el gran favorito hizo, con su último aliento, valer su jerarquía ante un rival castellonense que luchó con orgullo y dignidad sin poder evitar la derrota en tie-break por 7 a 6.

Milos Raonic a la gran final


Con éste, su triunfo 22 en forma consecutiva y todavía invicto en el 2020, Djokovic se alistará lleno de dolores y mermado físicamente para su final 118 en el circuito y para volver a conquistar un título que fue suyo en el 2018.
Más temprano Milos Raonic también conquistó su boleto para disputar el título del Southern and Western acabando con un errático e intermitente Stefanos Tsitsipas en solamente dos sets, 7-6 y 6-3.
Basando su triunfo en su saque, el canadiense logró mantener a raya al griego y cuarto sembrado hasta dominarlo por completo para acceder nuevamente a una final después de dos años, ya que en el 2018 disputó y perdió el cetro en Stuttgart, Alemania.
La última vez que Raonic fue campeón en el circuito ATP fue en el 2016 en Brisbabe, Australia y ésta será la cuarta oportunidad de su carrera para coronarse en el Masters de Cincinnati después de quedarse muy lejos en 2015 y en la ronda de semifinales en 2014 y 2016. 
El duelo por el título del certamen varonil será este sábado no antes de las 19 horas.