• abril 6, 2021
  • Rene Sánchez
  • 0


Después de casi cuatro años de sequía de títulos, por fin el exnúmero uno del mundo, Jordan Spieth, se coronó nuevamente en un evento del Tour de la PGA, en el Valero Texas Open que se llevó a cabo en el TPC San Antonio.
Tuvieron que pasar 83 torneos oficiales del circuito profesional antes de ver ganar otra vez al nacido en Dallas, Texas, hace 27 años. 
Entre 2015 y 2017 Spieth era considerado el nuevo aspirante a las glorias de Tiger Woods después de conseguir triunfos de alto valor como el Masters de Augusta y el Abierto Estadounidense del 2015 así como el Abierto Británico del 2017 cuando solamente tenía 23 años, pero el entonces “Chico Maravilla” se vino abajo sin una explicación. 
De ser el No.1 del ranking en el 2015 bajó hasta el 92 al inicio del 2021 pero a unos días del arranque del primer major de la temporada, el Masters de Augusta en Georgia, Spieth ha trepado ya hasta el 38° escalón mundial y será nuevamente una amenaza para los grandes favoritos de la actualidad. 
El golfista estadounidense consiguió siete birdies y un bogey en su último recorrido de 66 golpes y con un total de 270 y un -18 en las cuatro rondas logró imponerse por dos impactos al también norteamericano Charlie Hoffmann que acumuló 272 y -16.
El tercer sitio fue para el británico Matt Wallace mientras que el mexicano Abraham Ancer se fue hasta el lugar 23 con una tarjeta final de 284 firmando un último recorrido de 70 golpes con tres birdies (hoyos 2, 4 y 14) y un bogey en el banderin número 9.

Deja un comentario