• enero 27, 2020
  • Rene Sánchez
  • 0

Por René Sánchez

Se acabó el sueño de Cori Gauff en el Australian Open y fue su compatriota, la también estadounidense por convicción, pero nacida en Moscú, Sofia Kenin, la encargada de despertar a la niña de 15 años derrotándola por 6-7,6-3 y 6-0 para empezar también a escribir su propia historia ya en los cuartos de final, también muy joven, con 21 de edad. 

Cronológicamente la primera calificada a los cuartos de final en Melbourne fue la checa Petra Kvitova, la séptima del ranking WTA, quien venció en tres sets, 6-7,6-3 y 6-2 a la griega Maria Sakkari. 

A su vez, la actual reina del circuito femenil, Ashleigh Barty, discretamente como ha sido su andar en el 2019, venció a la norteamericana  Alison Riske por 6-3,1-6 y 6-4, acercándose así la australiana a una nueva corona y sumando más unidades para mantenerse en la cima tras el primer Grand Slam del 2020. 

En la última serie de octavos de final otra sorpresa fue la victoria de la tunecina de 25 años Ons Jabeur sobre la china Wang Qiang por 7-6 y 6-1. La africana nunca había llegado tan lejos en un Grand Slam de mayores (solamente en juveniles) y ahora ya está entre las mejores ocho.