• enero 24, 2020
  • Karina Elian
  • 0

Por Karina Elián Salinas

La catarsis de la semana laboral nos da tregua, así que aprovechemos nuestro tiempo de descanso para disfrutar y consentirnos viendo un poco de jazz este fin de semana a través de Netflix.

https://www.netflix.com/mx/title/70001994

Y es que hay una película que nos lleva por la vida de una de las más grandes figuras del jazz, nos referimos a Ray Charles.

La cinta “Ray”, estrenada en el 2004 dirigida por Taylor Hackford y protagonizada por Jamie Foxx y Kerry Washington, nos muestra la vida de un hombre capaz de deslizarse por estilos melódicos como el jazz, R&B, rock and roll, góspel y country. Para Charles la mayor parte de su formación musical fue de manera autodidacta, ya que desde su infancia mostraba ese amor por las notas que lo catapultarían como uno de los grandes de la sincopa.

La cinta se centra en la llegada del músico a la ciudad de Seattle, para empezar a escalar la cima para entrar el tan competitivo mercado de la escena jazzística. Al momento de ser descubierto por la firma “Atlantic Records”, comenzaría el ascenso para el artista. Lamentablemente esta escalada vendría acompañada de su adicción tanto a las drogas como a las mujeres, sin dejar de lado sus traumas de infancia y lo difícil que fue superar sus problemas de visión desde los cinco años de edad a causa de un glaucoma, hasta que finalmente a los siete años ya era completamente ciego, evidentemente estos episodios marcaron su vida de manera radical, así como a su música.

Otro de los grandes retos a vencer para Ray fue su salida del mundo de la heroína, pues su adicción le dejó demasiados estragos a su paso tanto de manera emocional y física, así como económica. Sin dejar de lado el racismo con el que la mayoría de estas figuras se enfrentaban en su carrera.

Vale la pena ver esta cinta que le otorgó a Jaime Foxx el Óscar al mejor actor en el 2005 y que dejó un gran sabor de boca para todos los amantes del genio melódico que nos hace aún vibrar al oír sus clásicos como “Hit The Road Jack”, “Georgia on my Mind” o “I Got a Woman”. 

Deja un comentario