Futbol – Concacaf Liga de Campeones

Los Pumas aprovecharon la localía para toman ventaja en el juego de ida en las semifinales de la Concachampions sobre una Máquina que tiene vida tras convertir en los instantes finales del partido.

La cancha del Estadio Olímpico Universitario fue el escenario del juego de ida en busca del boleto para la gran final de la Concacaf Liga de Campeones entre la UNAM y el Cruz Azul, donde los locales y con el apoyo de su público, salieron triunfadores por marcador de 2 goles a 1. En un compromiso equilibrado y con llegadas por ambos conjuntos, los representantes de la máxima casa de estudios en el país tuvieron un buen cierre de la primera parte y por conducto del argentino Juan Dinenno, se hicieron presentes ante la portería visitante en par de ocasiones.

Ya para el complemento, los del pedregal mantuvieron el orden así como la insistencia y por momentos parecía que podían conseguir una mejor ventaja pero no hubo contundencia en la definición. Mientras que, con los azules, la desesperación por no tener un mejor funcionamiento se notaba en algunos de sus integrantes pero a falta de 7 minutos para finalizar el choque, los de la Noria tejieron una buena jugada por izquierda y con una diagonal del chileno Iván Morales que encontró a su paso al uruguayo Christian Tabó, quien acababa de ingresar al terreno, para mandar el balón al fondo consiguiendo un tanque de oxígeno puro y su primera anotación con la camiseta cementera.

De esta manera, todo quedó puesto para que el dramatismo se haga presente el próximo martes 12 de abril sobre la grama del Estadio Azteca en el juego de vuelta, donde conoceremos a uno de los invitados que disputará el título del certamen en su edición 2022.

Deja un comentario