El campeón defensor del Tour de France, Tadej Pogacar, logró con un frenético cierre una victoria muy importante en la 17° etapa soportando la intensa  presión de Carapaz y Vingeggard que le pusieron una gran emoción a la llegada en Col du Portet después de 178 kilómetros. 
El gran pedalista esloveno obtuvo un gran triunfo en la etapa reina de la Grande Boucle no sólo en lo deportivo sino también en lo anímico,  para sí mismo y para afectar a sus más fuertes contendientes ya que la batalla en los últimos nueve kilómetros se volvió tan intensa que cualquiera de los tres fugados pudo haber cruzado primero la meta, pero fue el pedalista del United Arabic Emirates Team, el que con su poder físico y mental trepó de mejor forma la empinada recta final del recorrido trayendo pegados casi rueda con rueda al ecuatoriano Richard Carapaz y al danés Jonas Vingegaard, quienes hicieron que surgiera el mejor Pogacar de la actual edición del Tour, en la que Tadej sólo había ganado una etapa, la ya lejana octava, manteniendo así el famoso maillot amarillo en su poder a cuatro días del final de la carrera. 
Carapaz entró segundo este miércoles en un gran día para él ya que trepó al tercer lugar general aunque todavía a 4:00 segundos de Vingegaard que hoy fue tercero y a 5:43 del líder Pogacar, por lo que solamente un milagro o una desgracia del esloveno le podría dar la victoria a sus dos casi seguros acompañantes en el podio parisino del próximo domingo. 

Deja un comentario