• abril 13, 2020
  • Rene Sánchez
  • 0

El diario francés L’Équipe publicó una lista de los tenistas “mas influyentes” de la historia, misma que esta encabezada por el suizo Roger Federer.

Los parámetros no se basan solamente en los éxitos deportivos dentro de la cancha, pues también se tomó en cuenta su labor fuera de la misma con acciones y decisiones que trascienden en la opinión pública.

El nacido en Basilea que ostenta 20 títulos de Grand Slam en su palmarés es considerado como un deportista preocupado por los demás, que no solamente disfruta de sus logros ya que comparte su vida y ganancias con el desarrollo de una fundación de ayuda a la gente necesitada e incluso creando su propio torneo, la Laver Cup. 

En segundo lugar del listado aparece Serena Williams, quien con 23 coronas de Gran Slam sigue buscando el récord de 24 de Margaret Court sin olvidarse de su constante lucha por los derechos de la comunidad negra ni de apoyar a nuevos talentos como Coco Gauff. 

El tercer sitio le correspondió al serbio Novak Djokovic, actual #1 de la ATP y quien con 17 “mayors” ganados es además el actual Presidente del Sindicato de Jugadores, lo que demuestra su interés por el gremio en general.

El 4o es Rafael Nadal y más abajo aparecen el Director del Abierto de Australia, Craig Tiley, las exfiguras de este deporte John McEnroe y Billie Jean King, los jerarcas de la ATP, Andrea Gaudenzi, y de la WTA, Steve Simon, así como otros dirigentes y dueños de importantes torneos del circuito.

El único que despotricó contra esta publicación fue el siempre polémico australiano Nick Kyrgios, quien tras su apoyo repartiendo comida a personas que no pueden salir de casa por la pandemia del covid-19, le mencionó al joven Noah Rubin, número 20 de la lista de L’Équipe: “Deja de leer esta mierda”, con evidente molestia por su ausencia entre los “más influyentes”. 

Rubin es para el medio tenístico un luchador conta las enfermedades supresoras y adicciones depresivas que aquejan al ser humano y a los deportistas como el alcoholismo, la drogadicción, etc.