• enero 14, 2021
  • Raúl Vega
  • 0


La tenista británica Francesa Jones hizo historia este miércoles al conquistar su calificación para tomar parte en el cuadro principal del Abierto de Australia, el primer Grand Slam de la Temporada 2021.
El gran logro de la jugadora de 20 años de edad radica no solamente en que tendrá la oportunidad de jugar en la élite del tenis femenino internacional siendo la número 241 del ranking de la WTA sino en que lo hará pese a que nació con el extraño síndrome de ectodactilia-displasia ectodérmica, una enfermedad que le provocó que sus manos y pies se desarrollaran con malformidades, por lo que solamente tiene tres dedos en su pie derecho, cuatro en el pie izquierdo y únicamente cuatro dedos en cada una de sus manos.
Fran, como le dicen cariñosamente sus colegas y rivales en el circuito, es todo un ejemplo para todas ellas ya que desde que la nacida en Leeds recuerda, los médicos siempre le dijeron que no podría practicar ninguna actividad deportiva de manera normal y mucho menos de alto rendimiento, pero ella les ha demostrado todo lo contrario y poco a poco ha ido alcanzando metas y cumpliendo sus sueños haciendo lo que más le gusta.
Jones se quedó en el camino en la primera ronda de las etapas eliminatorias para Wimbledon en 2018 y 2019, pero tres años después ya pudo dar el paso que nadie creyó que lograría, en el Australian Open que se realizará en el mes de febrero.