El maravilloso espectáculo de Eliud Kipchoge en la Maratón fue todo un regalo en la última prueba del atletismo de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. 
El de Kenia no tuvo rival y se esfumó cuando quiso después de darle falsas esperanzas a muchos que se le pegaron desde la salida y que ilusos quisieron mantenerle el paso y el ritmo.
Kipchoge es ya el tercer corredor de la historia en obtener dos títulos olímpicos en la máxima prueba de resistencia. Antes de él lo hicieron Abebe Bikila en Roma 1960 y Tokio 1964 así como el alemán Waldemar Cierpinski en Montreal 1976 y Moscú 1980. 
En total y después de participar en las últimas cuatro ediciones de la justa veraniega, el Rey Kipchoge ya tiene cuatro preseas, una de bronce en Atenas 2004 y una de plata en Beijing 2008, ambas en los 5 mil metros y las dos seguidas de color dorado como gran bicampeón de la Maratón en Río 2016 y en Tokio 2020,  mejorando además el tiempo registrado en Brasil, bajando del 2:08:44 al 2:08:38.
Las escoltas del actual Rey de la Maratón en el podio de la justa en tierra japonesa fueron Abdi Nageeye de los Países Bajos y Bashir Abdi de Bélgica, quienes se dieron un emotivo abrazo después de cruzar la meta. 
Los tres mexicanos en la prueba completaron el recorrido pero de nuevo y como en otros deportes quedaron lejos de las medallas. José Luis Santana llegó en el lugar 56, Juan Pacheco en el 65 y Jesús Esparza hasta el 75°. 

Deja un comentario