Hoy no hubo final feliz en el “Teatro de los Sueños” pero si un nuevo resbalón del Manchester United en casa al empatar 1-1 con el Everton en el inicio de la jornada 7 de la Liga Premier. 

Ole Gunnar Solskjaer dejó a Cristiano Ronaldo en el banco de suplentes al igual que a Jadon Sancho, a Paul Pogba así como a Jesse Lingard y decidió arrancar con el uruguayo Edinson Cavani, con el jóven británico Mason Greenwood y el francés Anthony Martial, el autor por cierto del único gol de una primera parte en Old Trafford dominada por completo por los Red Devils.
El delantero galo marcó el 1-0 a los 43 minutos y se fue del campo hasta los 57 junto a Cavani para que ingresaran a la cancha tanto Sancho como Cristiano, justo un poco antes de que los “Tofees” igualaran 1-1 al 65 con Andros Townsend en un rápido contragolpe después de un pésimo cobro de un tiro de esquina. 
CR7, evidentemente molesto por su su poca participación, empezó entonces a pesar sobre el césped y al 75 tuvo su primera gran oportunidad pero su  disparo apenas desviado no fue suficiente tampoco para vencer a Jordan Pickford, arquero del equipo de Rafa Benitez que aún sin James Rodríguez y sin otros lesionados estuvo cerca de ganar el partido pero al colombiano Yerry Mina le anularon un golazo en fuera de lugar en otro descuido de los locales. 
Fue tan amplio el dominio del United que llegó a tener casi el 75% de la posesión de pelota con hasta nueve cobros de tiro de esquina por ninguno del Everton pero no halló la forma de romper el muro defensivo de los visitantes ni de superar al portero enemigo y el resultado final de 1-1 generó un triple empate momentáneo en la cima de la Premier League con 14 unidades entre Liverpool, Manchester United y el propio Everton, pero todavía esperando lo que hagan otros equipos y sin poder evitar las críticas sobre el estratega noruego del ManU por el rendimiento general del equipo y por tardar tanto en hacer ingresar al consentido de la afición de los Diablos Rojos. 

Deja un comentario