El Puebla es el primer semifinalista del Torneo Guardianes 2021. 
Los camoteros vencieron como locales al Atlas por 1-0 en el juego de vuelta de los cuartos de final y emparejando 1-1 el marcador global  lograron avanzar gracias a su mejor posición en la tabla en la fase regular, aunque hoy lejos de su mejor nivel. 
En los primeros minutos la Franja mostró sus intenciones de ir por la remontada porque Amaury Escoto le pegó al palo y Daniel Aguilar mandó un disparo muy cercano al marco de Camilo Vargas, pero sólo un par de avisos. 
Después de eso la realidad es que el Puebla fue un equipo desconocido, sin imaginación, sin creatividad, sin ideas y sin la intensidad de otras ocasiones, con un sólo disparo al marco rojinegro en 69 minutos hasta que el brasileño Gustavo Ferrareis logró escapar y mandar un centro buscando a Santiago Ormeño, con la buena fortuna de que el peruano Anderson Santamaría se barrió mal y metió la pelota en su propio marco, un autogol muy doloroso para el Atlas que había hecho un partido perfecto en retaguardia.
El problema fue que Diego Cocca se aferró al orden defensivo y tampoco atacó mucho a lo largo del partido y cuando quiso cambiar ya estando abajo en el marcador, todo lo que hizo el equipo tapatio, como meter tres centros delanteros, fue pura desesperación. 
Puebla no es campeón desde hace 31 años pero ya está más cerca de acabar con su sequía, mientras que el Atlas, cuyo único título lo ganó hace 70 años, tendrá que seguir esperando.