Por René Sánchez 

El traspaso de Edinson Cavani del Paris Saint Germain de la Ligue 1 de Francia, al Atlético de Madrid de España, será la más importante del mercado de fichajes invernal en Europa y no necesariamente por la cantidad de dinero que moverá este fichaje, sino por lo que representará, tanto para el jugador como para los colchoneros.

Lo anterior es porque se trata de un goleador probado y de un delantero que sí marca diferencia, además de que con este cambio, ambos cumplirán un sueño largamente anhelado ya que desde hace mucho tiempo Diego Simeone quería contar con el uruguayo en sus filas, y porque el artillero charrúa siempre quiso probar fortuna en la liga de las estrellas, una materia pendiente en su carrera, sin olvidar que las circunstancias embonan a la perfección por el momento que las dos partes atraviesan porque los rojiblancos necesitan goles urgentemente y el sudamericano requiere minutos y oportunidades que ya no tiene en el PSG pese a que cuenta con cifras de 198 goles en 293 partidos oficiales en 6.5 temporadas.

El acuerdo entre ambos clubes está por cerrarse a cambio de 15 millones de euros, más otros tres por incentivos, un típico término medio entre los 10 que ofrecía la escuadra madrileña y los 20 que pedía el cuadro parisino. 

Con 32 años de edad, Cavani no exigirá un salario tan alto como se piensa ya que esta dispuesto a ceder y bajar un buen porcentaje de su percepción mensual con tal de ayudar a que se dé el arreglo, sobre todo porque ya tuvo una charla privada con el “Cholo” y le encantó el proyecto que para él tiene pensado el estratega argentino y porque contará con cláusulas especiales en su contrato que le bonificarán algún sacrificio en cuanto empiece a dar resultados en la cancha, algo de lo que está seguro Edinson.

Además al equipo de la Ciudad Luz le urge recuperar algo del dinero invertido en Cavani, ya que termina contrato con ellos en junio y no tienen pensado renovarle, así como tampoco el futbolista desea alargar su estancia en un equipo, que piensa y siente el uruguayo no le dió su lugar cuando tuvo desacuerdos con Neymar, ni tampoco cuando hace un año su hermano y representante Fernando Guglielmone, trató de extender su relación y mejorar sus ingresos.  

En el peor de los casos y sino se cierra su pase al Atlético, Cavani tiene otras dos opciones: una del Manchester United de Inglaterra, pero sobre todo la del Inter de Miami de la MLS que dirige su compatriota Diego Alonso, quien le ha dicho que la nueva franquicia norteamericana será su casa cuando lo desee. Además se sabe que por la gran relación de David Beckham, dueño del nuevo equipo de la Florida, con el propietario qatarí del PSG, el rumor de una jugosa oferta por Cavani puede convertirse en realidad. 

Por su parte los colchoneros tienen ya en la mira como opción emergente a Fernando Llorente, que recientemente fichó por el Nápoles, pero dónde el delantero español no está muy contento. 

Deja un comentario