Con todo su poder se presentó el Bayern Munich en el Mundial de Clubes de Qatar y aunque pudo y debió golear sólo cumplió el trámite venciendo 2-0 al Al Ahly de Egipto para  calificar a la gran final ante los Tigres que será el jueves 11 de febrero. 
Mostrando la gran diferencia entre ambos equipos, el equipo alemán marcó pronto, a los 17 minutos por conducto de su goleador Robert Lewandowski, quien recibió la pelota dentro del área para definir por abajo sin ningún problema el 1-0, el tanto número 28 de la temporada para el polaco. Y así acabó el primer tiempo de puro milagro porque los bávaros de Hans-Dieter Flick no acertaron en ninguna otra de sus múltiples llegadas. 
Para la segunda mitad los egipcios salieron decididos a morir en la raya pero no lograron igualar y aún bajando un poco el ritmo y dándole juego a los hombres de relevo el Bayern consiguió el 2 a 0 sobre los africanos, nuevamente con Robert Lewandowski rematando de cabeza en el área chica para sin marca sellar el triunfo y el pase a la cita por el trofeo sin problemas ni exabruptos.
Esta será para los de Munich la segunda final en la historia de un  certámen del que ya fueron los campeones en el 2013 cuando derrotaron primero en la semifinal al Guangzhou Evergrande de China por 3-0 para después superar en la final al Raja Casablanca de Marruecos en el duelo por la corona.