• julio 9, 2021
  • Raúl Vega
  • 0


Tuvieron que pasar 10 años, toda una década para que Ashleigh Barty pudiera llegar a otra final en Wimbledon, aunque ésta, la del 2021, será la primera a nivel mayor.
Cuando la australiana disputó y ganó la final junior en la edición del 2011,  seguramente no se imaginaba que 10 años después llegaría a jugar  nuevamente el gran duelo como la número uno de la WTA y si esta vez vuelve a ganar el cetro, será apenas la cuarta tenista de la historia en obtener ambas coronas en el césped inglés: el de juveniles y el de seniors.
Antes lo lograron la británica Adrianne Shirley Haydon, más conocida en los años 50s y 60s como Ann-Haydon Jones, la suiza Martina Hingis y la francesa Amelie Mauresmo. 
Barty demostró este jueves en la semifinal ante Angelique Kerber, porqué es la mejor de todas en la actualidad a sus apenas 25 años. La oceánica necesitó de una hora y 26 minutos para derrotar a la alemana por 6-3 y 7-6 con 36 tiros ganadores y solamente 18 errores no forzados.
Ashleigh irá este sábado por su cuarto título del año después de haber ganado en Yarra Valley, en Miami y en Stuttgart. Su rival será la checa Karolina Pliskova que venció en la otra semifinal a la bielorrusa y segunda favorita, Aryna Sabalenka por 5-7, 6-4 y 6-4.
Con 29 años y 1.86 de estatura, la 13°del mundo nunca ha ganado un Grand Slam y esta será la gran oportunidad de cambiar y de catapultar su carrera y su vida. 
Pliskova fue finalista del US Open en el 2016 y fracasó, por lo que buscará su revancha en este torneo grande.

Deja un comentario