Los apuntes en la historia de las memorias del deporte femenino nos registran a un sinfín atletas que han dejado a su paso un gran legado, y es muy satisfactorio que en esta época de auge destacado en el fortalecimiento de las mujeres, podamos conocer a aquellas que cuentan con una trayectoria en las disciplinas deportivas.

Una de esas deportistas, es la esquiadora Lindsey Vonn, quien a sus 36 años nunca tuvo la oportunidad de competir en la pista de Kitzbühel durante su excepcional carrera deportiva, en la que ganó cuatro títulos absolutos y 82 carreras de la Copa del Mundo y multitud de medallas en las Olimpiadas y en los Mundiales.

Lindsey ha dominado el esquí como casi nadie y desde que se retiró ha tenido que encontrar una nueva relación con el deporte que la encumbró. La estadounidense fue testigo de la carrera de Hahnenkamm en Kitzbühel y, a pesar de estar “muy contenta”, también confesó que sentía algo de envidia cuando veía a sus antiguos compañeros descender por las pistas.

SU MAYOR RETO; ENFRENTAR A LOS HOMBRES EN LAS COMPETICIONES

Durante su carrera, Lindsey Vonn dijo que tenía el deseo de enfrentarse a los hombres y probarse frente a los mejores del mundo. Nunca tuvo la oportunidad de hacerlo pero se le llegó a interrogar sobre ello, donde dijo;

“Siempre pensé que habría más mujeres dispuestas a enfrentarse a los hombres, pero me sorprende que no sea así, sobre todo en el apartado de descenso (velocidad). Quería enfrentarme a los hombres porque quería mejorar como esquiadora, no es que pensase que iba a ganarle a todo el mundo, ni mucho menos. Mi deseo era vivir esa experiencia, aprender de los mejores. Cada uno tienes sus motivaciones y ambiciones, creo que mis ambiciones eran diferentes a las de la mayoría. Espero que alguien lo intente. Pienso que todavía queda un largo camino por recorrer”.

SU HISTORIA INSPIRÓ UN DOCUMENTAL

FOTO: ERICH SPIESS/ASP/RED BULL CONTENT POOL

La trama de este documental se desarrolla luego de su última participación en una Copa Mundial de Esquí, donde Lindsey intenta retar sus propios límites para romper el récord de más victorias en dicho torneo. Vonn logró 82 triunfos en la élite, solo cinco menos que Ingemar Stenmark, pero la batalla más dura fue contra su cuerpo, pues obtuvo:

Conmociones cerebrales serias, roturas de ligamentos en rodillas, brazos y tobillos que le dejaron “una rodilla de una persona de 60 años”, le mandaron señales para ponerle fin a una carrera de podios y lucha.

Una historia de subidas y bajadas que, entre otras cosas, cuenta cómo el talento de Lindsey motivó incluso a toda su familia a mudarse de ciudad con el fin de acercarla a los entrenamientos, lo cual ejerció en ella aún más presión. 

Este documental está disponible en las plataformas HBO Y Prime Amazon, donde podrás conocer más sobre esa adrenalina que tanto distingue a la deportista.

Deja un comentario