El belga Wout Van Aert ganó la prueba de contrareloj de la séptima y última etapa de la edición 56° de la carrera ciclista Tirreno-Adriático (centro de Italia), pero no le alcanzó para desbancar a Tadej Pogacar de la cima de la clasificación general y el esloveno es por primera vez en su trayectoria el campeón de la prueba y el nuevo poseedor del famoso “Tridente de Oro”.
Acompañanado en el podio a Pogacar y Van Aert estuvo el español Mikel Landa que logró una buena actuación en el cierre del evento para terminar en el tercer lugar de la competencia creada en 1966 y cuyo monarca anterior era el británico Simon Yates.


Para el pedalista esloveno de apenas 22 años, que está arrasando con todo junto a su compatriota Primoz Roglic, éste fue su cuarto título ya como  profesional. El año pasado ganó entre otras pruebas la prestigiosa Tour de Francia y en la actual temporada se llevó el trofeo en la Vuelta de los Emiratos Árabes Unidos y ahora logra el triunfo en la Tirreno-Adriático, dos eventos cortos pero muy exigentes y competidos.
Ahora, Pogacar, integrante además del equipo de los Emiratos Árabes Unidos, descansará un poco y no tomará parte la próxima semana en la carrera de Milán-San Remo, la primera de las cinco grandes competencias del ciclismo internacional, pero sí confirmó su presencia en la Vuelta al País Vasco que será del 5 al 9 de abril. 

Deja un comentario