• marzo 29, 2021
  • Raúl Vega
  • 0


Exhausto, deshidratado y también acalambrado, sufriendo más que disfrutando, así avanzó el ruso Daniil Medvedev a los octavos de final del Masters de Miami, en una muestra más de que los grandes hacen todo lo que sea necesario para conseguir sus objetivos.
El No.2 del ranking ATP derrotó en tres sets al australiano de 21 años Alexey Popyrin con parciales de 7-6, 6-7 y 6-4, pero el gran esfuerzo, el  fuerte calor en la Florida y las 2 horas con 37 minutos de partido llevaron al límite a Medvedev que aún así, sin poder moverse por momentos, logró el triunfo bajo la admiración y la incredulidad de los pocos aficionados presentes en el Hard Rock Stadium de Miami. 
El pundonor y el amor propio del ruso fueron más fuertes que su angustia por no poder terminar el juego de pie ya que no podía doblar ni estirar por completo las piernas ni tampoco caminar diez centímetros sin sentir un tremendo dolor, todo por el orgullo de seguir adelante hacia su quinto título en Miami. 
Junto a Medvedev ya están en octavos de final el sorprendente finlandés Emil Ruusuvuori, el italiano Jannik Sinner, el estadounidense John Isner, el español y séptimo sembrado Roberto Bautista, el kazajo Aleksandr Bublik y los también norteamericanos Taylor Fritz y Frances Tiafoe.