Después de permanecer cinco meses en la prisión municipal de Asunción en Paraguay acusado de fraude por usar un pasaporte falso cuando quiso ingresar al país guaraní el pasado 4 de marzo, Ronaldo de Assis Moreira, mejor conocido como Ronaldinho, fue puesto en libertad y ya está de vuelta en Brasil.
Junto con el astro de futbol también fue liberado su hermano Roberto, pero sólo Ronaldinho tendrá a partir de ahora total libertad para desplazarse, viajar e ingresar a cualquier parte del mundo siempre y cuando cumpla con los requisitos migratorios de cada nación ya que no tendrá ninguna restricción legal salvo cubrir en tiempo y forma la sanción económica por reparación del daño social que causó con su ilegal comportamiento. 
En el caso de Roberto de Assis su condena de dos años de cárcel con suspensión de la pena lo obligará a comparecer cada cuatro meses ante un juzgado en Río de Janeiro, su lugar de residencia.
Ronaldinho tendrá que pagar 90 mil dólares de multa como reparación del daño y Roberto 110 mil y la suma de ambas cantidades, 200 mil dólares, serán descontados de los 1.6 millones de dólares que ya habían pagado desde el mes de abril para tener derecho a la prisión domiciliaria.
Cuando cumpla con dichas obligaciones Ronaldinho podrá borrar de sus antecedentes penales todo este asunto. 
171 días duró el arresto del exfutbolista del Barcelona y otros clubes de diferentes partes del mundo y los últimos 144 los pasó (con su hermano) en arraigo domiciliario en un hotel de cuatro estrellas de la capital paraguaya. 
La única que se encuentra todavía sin castigo es Dalia López, la empresaria que gestionó el viaje y los documentos falsos de ambos hermanos y quien se encuentra prófuga de la justicia.

Deja un comentario