El Athletic de Bilbao sorprendió al Real Madrid y lo eliminó de la Supercopa de España por 2-1, con una gran actuación de Raúl García quien marcó doblete en la Rosaleda de Málaga, donde se realizó la segunda semifinal del minitorneo entre los dos primeros lugares de la última Liga y los dos finalistas de la Copa del Rey.
El volante de los Leones anotó dos veces en la primera parte, a los 18 y a los 38 minutos, justo cuando más cerca estaban los merengues de anidar en la porteria vasca. 
Sin embargo en el complemento, poco a poco el dominio merengue rindió frutos hasta que Karim Benzemá consiguió dos tantos, el primero a los 73 que dió por bueno el VAR y el segundo cerca de los 85, pero que se invalidó correctamente por fuera de lugar del delantero francés.
El cierre por todo eso fue dramático y muy emocionante, con los blancos encima de su rival en los 6 minutos agregados y con su capitán Sergio Ramos como otro delantero más, intentando de todas las formas posibles empatar el duelo, pero sin conseguirlo por su falta de precisión en el pase o en el remate hasta que se concretó la gran sorpresa y el pase del Athletic a la final.


Con apenas dos semanas como estratega del Athletic, Marcelino García Toral dió así su primer gran golpe, justificando ya su llegada con el triunfo sobre el poderoso equipo de Zidane y con la gran oportunidad de conquistar un trofeo que los de Bilbao ganaron por última vez en el 2016, venciendo precisamente en aquella ocasión al Barcelona, su próximo rival y además con una  tremenda goliza de 5 a 1.
La final de la Supercopa se disputará el próximo domingo 17 de enero en el Estadio de La Cartuja de Sevilla y ahí el Barza, máximo ganador de este trofeo irá por su título número 14, ante un Athletic que buscará apenas el tercero.