• diciembre 18, 2019
  • Raúl Vega
  • 0

Por René Sánchez

Decidida a recuperar su mejor nivel, ganar muchos títulos y volver a ser la número del mundo, la japonesa Naomi Osaka, ya trabaja con su nuevo entrenador para la inminente temporada del 2020.

Se trata de Wim Fissette de nacionalidad belga, conocido en el ámbito femenil como “El Entrenador de las Estrellas” ya que ha trabajado con varias de las mejores exponentes de los últimos años como su compatriota Kim Clijsters (3 títulos con ella), con la bielorrusa Viktoria Azarenka, la alemana Angelique Kerber (1 título juntos) o la rumana Simona Halep.

La nacida en Osaka, de madre japonesa y padre haitiano, con apenas 22 años ha ganado dos Grand Slams, el U.S. Open en el 2018 y el Abierto de Australia en 2019, tras el cuál rompió relaciones con su entonces coach, el serbio Sascha Bajin. De hecho ese fue el único torneo en que estuvieron juntos pese a que resultó ser la catapulta para trepar a la fama y el primer lugar del ranking mundial.

La actual número 3 de la WTA también estuvo en 2019 bajo las ordenes del estadounidense Jermaine Jenkins, otra relación que duró poco más de 7 meses sin logros e incluso siendo eliminada en la primera ronda de Wimbledon y perdiendo su cetro en los octavos de final de Flushing Meadows.

Naomi cerró el año con su padre Leonard Francois como entrenador, con buenos dividendos porque se coronó en eventos como los de Tokio y Berlin ligando hasta 11 juegos sin perder, racha con la que empezará este 2020 primero compitiendo en Brisbane del 6 al 12 de enero y defendiendo su corona en Melbourbe a partir del 20 de enero. 

La primera jugadora japonesa en asumir el #1 del mundo comenzará el nuevo año en 4o lugar debajo de la australiana Ashley Barty, de la checa Karolina Pliskova y de Elina Svitolina de Ucrania. 

Tags: