• mayo 13, 2021
  • Raúl Vega
  • 0


Nadia Podoroska dió un gran golpe en el Abierto de Roma al derrotar y eliminar a la legendaria y exitosa veterana estadounidense de 39 años, Serena Williams, el mejor triunfo en la carrera de la argentina de 248 años. 
Los parciales de 7-6 y 7-5 hablan claramente de lo parejo e intenso que fue el partido de 1 hora con 58 minutos que representó el tercer triunfo de Podoroska sobre una rival ubicada dentro del Top Ten después de haberlo hecho sobre la ucraniana  Elina Svitolina (5°) el año pasado en Roland Garros y sobre la checa Petra Kvitová (9°) este 2021 en el Yarra Valley Classic de Melbourne. 
Serena que no pudo festejar su histórico juego oficial número 1000 en la WTA ni llegar a octavos de final, tendrá que mejorar mucho si desea alcanzar en París el récord de 24 títulos de Grand Slam de Margaret Court.
Algo sucede también con Naomi Osaka que volvió a perder lejos de las rondas importantes y quedó fuera del Abierto de Roma. La japonesa y segunda sembrada sucumbió ahora en 16vos de final ante la  norteamericana Jessica Pegula por 7-6 y 6-2 y su segundo lugar en el ranking WTA corre cada vez más peligro.
Todo lo contrario pasó con Garbiñe Muguruza quien a pesar de no estar al 100% en lo físico logró superar a la norteamericana Bernarda Pera por 2-6, 6-0 y 7-5.
La hispanovenezolana y 12° del mundo tuvo molestias en el muslo desde el primer set y jugó vendada el resto del partido sacando a relucir su temperamento cuando estuvo abajo por 4-1 en el tercer y definitivo set, el cuál ganó con más enjundia que precisión.
Lo malo para la caraqueña es que su próxima rival es Elina Svitolina de Ucrania, una rival que no se le da bien y si Garbiñe no se recupera por completo de sus molestias físicas será muy difícil que pueda seguir avanzando en el Foro Itálico. 

Muguruza se impuso a pesar de la lesión