La NBA no ha encontrado todavía la manera de reanudar, con garantías de seguridad, la temporada 2020 del baloncesto profesional que se suspendió por la pandemia del covid-19 desde el pasado 12 de marzo y a la cuál le restaban 259 partidos por disputar.
Sin embargo en el intento de la liga de concluir la temporada, una de las opciones es concentrar a todos los equipos en una o dos sedes, dónde los jugadores serían resguardados del virus de la mejor forma posible, sometidos a pruebas y bajo vigilancia constantes, con el fin de que puedan jugar sin problemas y a puerta cerrada todo lo que resta del calendario 2020.
Y ante esto, han surgido diferentes opciones, pero desde ayer tomó mayor fuerza e impulso la del centro de diversiones de Disney World en Orlando, Florida, incluso por encima de la de Las Vegas, Nevada o la de Houston, en Texas.
El motivo es que al ser dicho lugar una propiedad privada con todo lo necesario en el enorme complejo, como hoteles, restaurantes, canchas abiertas y cerradas, y servicios generales incluso médicos, la gran logística y el control de los accesos se facilitaría enormemente. Incluso hay fuentes al interior del parque que aseguran que ya se están realizando adecuaciones y remodelaciones para la llegada de la NBA, que por su parte no ha dicho todavía oficialmente cuál será la postura final.
Adam Silver, Comisionado de la poderosa liga, no ha revelado ningún calendario de reanudación pero tampoco ha salido a negar estas versiones que toman cada vez mayor fuerza entre quienes están muy cerca de las actividades cotidianas del basquetbol estadounidense de élite.

Deja un comentario