Seguimos en la búsqueda de más estrellas de la música que han descubierto en el deporte otra forma de expresión. Ahora vayamos hacia las leyendas del heavy metal en donde el nombre de Bruce Dickinson resalta por su vínculo deportivo.

Y es que el mundo conoce a Dickinson por ser el cantante de Iron Maiden, pero el vocalista del legendario grupo es un hombre renacentista dedicado a muchos y muy diversos ámbitos, ya que es empresario, escritor, locutor de radio, piloto de aviones, miembro en la reserva de la aviación británica, maestro cervecero, doctor en música, licenciado y un excelente espadachín en esgrima.

Antes de convertirse en una de las voces definitivas del género, ya despuntaba en el mundo de la esgrima, un deporte que siguió practicando siempre que pudo cuando entró a formar parte de Iron Maiden. 

El músico practicó desde su infancia el deporte de Esgrima. Participó en campeonatos internacionales y estuvo entre los 7 mejores de Gran Bretaña. Sin embargo, se convirtió en un gran vocalista de la historia, pero eso no dejó que el metalero dejara su pasión por la esgrima.

MUY CERCA DE BARCELONA 1992

Situado en el séptimo lugar del ranking británico, Dickinson recibió una invitación para unirse al equipo de esgrima que representaría a su país en los Juegos de 1992 en Barcelona. Una propuesta que declinó porque aquel mismo verano su grupo tenía que emprender la gira mundial de presentación de su disco Fear of the Dark precisamente en ese año.

Dos décadas más tarde, quizás para sacarse la espina de no haber estado en Barcelona, aprovechando que estaba en Londres para disputar los Juegos de 2012, Dickinson se enfrentó al campeón noruego Bartosz Piasecki. A sus 54 años, Dickinson sorprendió con su velocidad y agilidad a quien acabaría siendo medallista de plata.

A pesar de sus muchas obligaciones e intereses, Dickinson no ha abandonado nunca la práctica de la esgrima. Y es que, como explica el mismo músico inglés (también propietario de la marca de material de esgrima Duellist), más allá de su pasión por este deporte, la esgrima, para tener movimientos similares, lo ha ayudado a mantenerse en forma y a saber moverse por el escenario.

Y AHORA…COMENTARISTA DE ESGRIMA

En Febrero del año pasado, se desempeñó como comentarista deportivo en el Gran Prix celebrado por la Federación Internacional de Esgrima, en Turín, Italia.

Dickinson estuvo presente desde el primer día de las preliminares de la categoría femenina de dicha competición. En su análisis destacó las actuaciones de las chilenas Arantza Inostroza y Karina Proestakis, quienes se enfrentaron a las italianas Lucia Tortelotti y Elena Tangherlini (posiciones 14 y 10, respectivamente, en el ranking mundial).

Deja un comentario