Raúl Jiménez no avanza con su padecimiento, el dolor crónico que lejos de mejorar se acentúa y lo vemos después de los entrenamientos la cara de dolor que le sigue.

La pubalgia incluso afectó a Jiménez para poder realizar los ejercicios elementales durante los días que se mantuvo trabajando con el equipo tricolor, por lo que hay incertidumbre en su entorno de que pueda llegar a estar listo para la justa mundialista. 

El Lobo mexicano estuvo seis días en la concentración de la Selección en Los Ángeles; en cada uno realizó trabajos en el gimnasio del hotel, apoyado por un fisioterapeuta. 

Mientras se mantuvo con el Tri, le fueron practicadas varias resonancias magnéticas para poder determinar con exactitud el grado de su lesión y lamentablemente para Jiménez, los resultados no fueron nada alentadores. 

En un caso extremo, se contemplaría una cirugía para tratar de que Jiménez pudiera estar listo para el Mundial, aunque el tiempo apremia y debe estar el cien por ciento para pelear por un puesto en el seleccionado.