Como todos los veranos, La Gothia Cup se lleva a cabo en Gotenburgo, Suecia. Un evento en el cual más de 1500 equipos se reúnen en un solo lugar, más de 80 naciones, más de 4000 juegos jugados en más de 100 canchas, y esto ocurre solo en un fin de semana.

          Todo empieza en una increíble inauguración dónde todo un estadio se llena con un impresionante ambiente. Despues entras al campo para disputar un partido y sabes que cientos de personas están esperando para verte, sales y juegas como si ese partido fuese el último en tu vida. Oyes a la gente y a tus compañeros apoyarte desde afuera y se te ponen los pelos de punta.

          También fuera de la canchas hay un gran ambiente, ir caminando por las calles cantando el cielito lindo o gritando “México, México” e ir a apoyar a tus compañeros hasta el final. Aunque a veces la comida no sea la mejor, o que tengas que dormir en catres, es una experiencia única.

          En este fin de semana niños y jóvenes de todo el planeta viajan hasta Gotenburgo para vivir esta experiencia inolvidable.  En este torneo convives con personas de distintos países, hacer amigos de todo el planeta y todo gracias al deporte más bonito que es el fútbol.

Máximo Astudillo a sus 12 años ya estaba jugando en España torneos internacionales, jugó una semana en Madrid en el Torneo “Estrellas de Mostoles” contra muchos equipos españoles. Posteriormente a la siguiente semana ya estaba jugando en Barcelona contra los grandes de España, Barcelona, Real Madrid, Atlético de Bilbao, etc. en este torneo su equipo obtuvo el tercer lugar, solo perdiendo contra el Barcelona y Real Madrid, este con un marcador de 1 a cero, en un partido que estuvo muy peleado y que tuvieron muchas oportunidades de empatar. A los 13 años ya representaba a México en este Torneo de la Gothia Cup, que el mismo relata. (Nota de la Redacción)