• noviembre 10, 2021
  • Raúl Vega
  • 0


El Madison Square Garden de Nueva York abrió sus puertas de nuevo para recibir la función UFC 268 en la que Kamaru Usman logró retener su cetro de peso Welter tras vencer a Colby Covington por decisión unánime. 
El peleador nigeriano logró evadir la estrategia de su rival de origen  norteamericano que intentó reducir la distancia entre ambos para incomodar y minimizar  los movimientos del monarca africano, sin embargo y con su potencia en el golpeo, Usman logró conectar y dañar a Colby que se fue al piso irremediablemente hasta en dos ocasiones para que Kamaru se convirtiera en uno más de los 25 grandes gladiadores de la empresa de artes marciales mixtas que acumulan 50 o más derribos en su trayectoria. 
Lo más emocionante fue, además de disfrutar de la calidad y del poderió del nigeriano, ver como ya visiblementado afectado y con el rostro hinchado y sangrante, Colby  Covington se arriesgó con un valor quizá innecesario para ir al frente a buscar a Kamaru en un intercambio de golpes que no le alcanzó para ganar pero si para ganarse el reconocimiento del público. 
En lo numérico, Usman de 34 años de edad, llegó ya a 15 triunfos seguidos en la UFC y le falta uno más para igualar la marca de 16 del brasileño Anderson Silva. 
En el otro combate estelar de la noche en el gran escenario de la “Urbe de Hierro” y con mucha polémica de por medio, Rose Namajunas logró retener su cinturón paja ante la china Wheili pero la decisión dividida a favor de la lituano-estadounidense no dejó contento a casi nadie porque el combate que dió la asiática, nueva pupila del reconocido Henry Cejudo, fue más que interesante y digna de un amplio reconocimiento. 


Deja un comentario