• septiembre 8, 2020
  • Raúl Vega
  • 0


Sin expulsados ni abandonos después de las pruebas para detectar covid-19 durante el primer día de descanso, un pelotón sin infectados tomó la salida de la 10a etapa de la Tour de Francia cuyo ganador fue el belga Sam Bennett del equipo Deceuninck Quick Step. 
Detrás de Benett arribaron el australiano Caleb Ewan y el eslovaco Peter Sagan pero en la clasificación general no hubo grandes cambios con el esloveno Primoz Roglic en la cima y con el maillot amarillo seguido del campeón del 2019, el colombiano Egan Bernal, quien hoy por cierto negó que tenga planeada una estrategia con su compatriota Nairo Quintana, de quien señalo nadie se puede confiar porque te atrapa en cualquier momento y no te suelta y me quiere ganar tanto como yo a él. 
Hoy hubo de todo durante el recorrido de 164 kilómetros como fuertes ventiscas, caídas de líderes como el esloveno Tadej Pogacar o el francés Guillaume Martin, fuertes sprints y persecuciones y un ritmo que llegó a tocar los 57 kms por hora. 
El más afectado fue el irlandés Nicholas Roche del Sunweb, quien tras darse un fuerte golpe tuvo que ser atendido por los médicos para después reincorporarse y terminar la etapa por puro orgullo, mientras que otros como Ernesto Valverde, Miguel Angel López y Julian Alaphilippe tuvieron que detenerse en seco y perder tiempo tras una caída múltiple que les cortó el ritmo. 
La etapa número 11 será de transición por lo que se espera que los favoritos y contendientes se la lleven con calma mientras los velocistas entran de nuevo en acción antes de una nueva subida a los Alpes.

Deja un comentario