Un error garrafal de Éder Militao condenó al Real Madrid, que perdió 1-0 ante el Getafe para regresar a la senda de la derrota once jornadas después y dejar en manos del Sevilla la posibilidad de apretar una Liga que hasta el momento dominaba con contundencia.

Inmaculado durante todo el curso, parecía imposible ver un fallo decisivo de Militao. Con David Alaba, nadie echaba de menos a la pareja formada por Raphael Varane y Sergio Ramos. Su jerarquía era intocable este curso. Sin embargo, en tan sólo un par de segundos, Militao se hizo humano y por una vez provocó que su equipo perdiera puntos.

Deja un comentario