• abril 13, 2022
  • ALE ALZUA
  • 0

El empuje y la progresión que acompaña la temporada de Carlos Alcaraz se estancaron en la puesta de largo de su temporada de tierra, en el Masters 1000 de Montecarlo donde debutó con una inesperada derrota ante el estadounidense Sebastian Korda (7-6(2), 6-7(5)) y 6-3.

El norteamericano, hijo del destacado jugador checo Petr Korda, es una de los prometedores tenistas del circuito. Llevó al límite a Rafael Nadal en Indian Wells y ahora fue capaz de someter a Alcaraz, la gran sensación del curso, en un duelo que se alargó más de tres horas.

Alcaraz, que estrenaba su condición de número once del mundo y que solo había perdido esta temporada dos encuentros, contra el español Rafael Nadal en Indian Wells y el italiano Matteo Berrettini en el Abierto de Australia, estuvo distanciado de su mejor versión en su primera participación en este torneo.

No fue el debut en Montecarlo como pensaba Alcaraz. Se encontró con un rival incómodo, más agresivo y más certero. Más adaptado al viento, a las condiciones del partido. El español, sin embargo, estuvo atascado por momentos. No se le vio suelto al undécimo jugador del mundo que tuvo poca paciencia en situaciones relevantes y excesivamente errático.

Aún así tuvo sus opciones Alcaraz que pretendía acabar la semana entre los diez mejores del mundo. Fue a contracorriente en el primer set. Se topó con una desventaja de 4-2 y luego empató. El parcial fue al tie break que Korda jugó mejor.

Un ejemplo de las imprecisiones que sometieron al español fue el segundo set que inició con autoridad, como con necesidad de desahogarse. Se puso con 3-0. Soltaba el puño en cada buena acción para encontrar un motivo de aliento. Pero después de un buen punto llegaba uno peor. No conseguía la estabilidad Alcaraz que perdió su ventaja (3-3).

Tuvo tres puntos de sets el murciano, al resto. Korda solventó la situación con acierto y el desenlace volvió a ir al ‘tie break’donde Alcaraz se mantuvo en pie y ganó para seguir en el partido.

Dio la sensación de que Korda bajó su nivel, que acusó el cansancio y el español encarriló la manga con cierta solvencia impulsado por el efecto del empate en el partido. Fue un espejismo. Del 2-0 de Alcaraz se pasó al 2-3 de Korda que ya no cedió y amarró el triunfo después de tres horas de partido.

El murciano, ganador esta temporada en Rio de Janeiro y el Masters 1000 de Miami, su mayor éxito, que se unen al de Umag el pasado año, cayó ante un rival al que había vencido en las Finales ATP de la Futura Generación en noviembre, Korda, con el ganador del encuentro entre el estadounidense Taylor Fritz, décimo favorito, y el croata Marin Cilic.

El norteamericano, hijo del destacado jugador checo Petr Korda, es una de los prometedores tenistas del circuito. Llevó al límite a Rafael Nadal en Indian Wells y ahora fue capaz de someter a Alcaraz, la gran sensación del curso.

Deja un comentario