Teatro

NOVECENTO DE ALESSANDRO BARICCO

Por Karina Elián Salinas

A días de finalizar el año, tuve la fortuna de asistir al cierre de presentaciones de la temporada teatral de la puesta “NOVECENTO”, en el Teatro Milán de nuestra ciudad.

La narrativa gira en torno a “Danny Boodman T. D. Lemon Novecento”; un pianista quién nació en un barco del cual jamás baja. Toda su vida es la música, y vive a través de las personas que viajan en el navío. El encargado de contarnos todas las vivencias del músico, es un trompetista de jazz personificado por el actor Benny Ibarra, ambos músicos forman parte de la “Atlantic Jazz Band”, encargada de amenizar las noches del famoso trasatlántico “Virginian”.

 El escenario sólo cuenta con un banquillo, el encargado de llevar el timón es Benny quien muestra una gran conexión teatral con este monólogo cuya duración es de una hora y cuarto. La historia de este pianista es reveladora e introspectiva, pues lleva a lugares muy internos para descubrir nuestra capacidad de aceptación ante el ego, la libertad y el amor mismo.

La carga de emociones te lleva entre risas, melancolía y llanto en recurridas ocasiones. Pues no sólo viajamos por las vivencias de una tripulación que está en el escenario, sino que lo hacemos a través de una navegación personal. Para Novecento; la libertad es el mayor de sus tesoros pero a la vez es lo que más le aterra. Marca sus propios límites ante la vida, siendo representados por su piano y el mar.

La traducción de esta historia corrió a cargo de Xavier González Rovira, bajo la dirección de Mauricio García Lozano. Como ya lo mencionábamos, Benny Ibarra es quien nos lleva por el ritmo de las notas del barco, con una actuación bastante certera. Desde su trabajo en “El Hombre de la Mancha”, (proyecto en el cual también trabajó bajo la dirección de García Lozano), no había pisado el escenario teatral, pues sólo se encontraba trabajando de lleno en la música, tanto con sus compañeros de Timbiriche como solista. 

El mismo Ibarra, describe a la obra como:

“La historia es muy profunda y devastadora porque habla de un hombre que tiene terror a relacionarse con el mundo, pero al mismo tiempo ha construido un mecanismo de defensa maravilloso”, describe, “para otros podría ser su prisión, pero él nos enseña que lo de afuera no se compara con lo que adentro. Todo está dentro de nosotros”.

Aunque la obra concluyó funciones en Teatro Milán a fin de año, se espera que en este 2020 la obra continué con una gira de presentaciones por el interior de la república, dándose a conocer las fechas prontamente.

Hagamos el esfuerzo por ir más al teatro, y vivir historias que nos manden a diferentes rumbos a través de la magia del escenario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *