Arte Cine Musica Teatro

DEL TEATRO AL CINE: EL MUSICAL “IN THE HEIGHTS” Y SU SABOR LATINO

En este mes se estrenó la cinta musical “In the Heights”, o conocida como “En el Barrio”, en su “bautizo mortal”, para Latinoamérica. 

La película ha recibido una acogida bastante positiva por parte de la crítica, pero a la hora de la verdad no está funcionando tan bien como se esperaba en taquilla a nivel internacional. Se sospecha que su lanzamiento simultáneo en la plataforma HBO Max puede haber jugado en su contra, pero lo que realmente debería interesarnos es que es uno de los mejores musicales del cine reciente.

Este musical fue dirigido por Jon M. Chu y escrito por Quiara Alegría Hudes. Basado en el musical escénico de 2008 de Hudes y Lin-Manuel Miranda. La película está protagonizada por Anthony Ramos, Corey Hawkins, Leslie Grace, Melissa Barrera, Olga Merediz, Daphne Rubín-Vega, Gregory Diaz IV y Jimmy Smits.

EL PODER DE LAS RAÍCES EN EL EXTRANJERO

La trayectoria del actor puertorriqueño Lin-Manuel Miranda ha sido desde siempre en la tendencia de dar esa fuerza al poder latino que reside en terreno extranjero, por ello la preocupación de tocar el tema de la migración y de dar más espacio a actores de diversas nacionalidades e idiosincrasias vulnerables, tal como lo hizo en “Hamilton”, el musical de Broadway, estrenado en plena pandemia en Disney Plus.

Ahora en esta cinta, el actor está involucrado en la producción, además de que tiene un pequeño papel en la trama, Lin-Manuel comenzó a escribir “In the Heights” cuando tenía 19 años, contando partes muy personales de su historia, la cual finalmente pudo trasladar al teatro en el 2008, y ahora brinca al cine.

No es de extrañarse que se priorice el dibujo de la comunidad latina dominicana sobre todo en la Gran Manzana, contando con un sinfín de números musicales que lo resaltan.

UN GUION QUE APUESTA POR EL RITMO LATINO

La guionista Quiara Alegria Hudes, también coautora de la obra original, opta por dar a la película un ritmo muy vivo, algo que también se refleja en la gran mayoría de sus números musicales. Aquí no importa tanto el lado más íntimo de los personajes, aunque claro que hay un par de números musicales por esa vía, cómo todo lo que les une en Washington Heights.

De hecho, el primer número sirve como carta de presentación perfecta para sus personajes, pero también para ese tono optimista y directo con el que la cinta conecta con un público necesitado de películas con historias ligeras y rosas, en un tiempo un tanto oscuro. 

Puede que te gusten los musicales o que declines la idea, pero es un buen reto el ver esta trama en estos tiempos en que la visibilidad de las comunidades latinas es una fuerte prioridad en nuestra cultura, y qué mejor que sea desde un género tan noble como el musical.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *