FUTBOL INTERNACIONAL

DANI ALVES INGRESADO A LA CARCEL SIN DERECHO A FIANZA, ACUSADO DE VIOLACIÓN.

Dani Alves ha sido detenido en Barcelona. Los Mossos d’Esquadra le han tomado declaración en la comisaría de Les Corts tras ser denunciado a principios de enero por una mujer que le acusa de haberla agredido sexualmente en la discoteca Sutton de Barcelona.

La jueza instructora del caso dictó prisión provisional sin fianza para el defensa brasileño Dani Alves, que fue detenido este viernes por la policía en Barcelona como sospechoso de agresión sexual.

La titular del juzgado de instrucción número 15 de Barcelona tomó esta decisión a solicitud de la Fiscalía y la acusación particular de la presunta víctima.

El exjugador del F.C. Barcelona, casado con la modelo Joana Sanz, actualmente juega en el Pumas de México, ha sido conducido en coche patrulla hasta la Ciudad de la Justicia.

Alves se encontraba en Barcelona el 30 de diciembre, al parecer para acudir al funeral de su suegra, la madre de la modelo Joana Sanz. El jugador admite que esa noche acudió a la discoteca, pero niega haber agredido a la mujer en el baño, tal como ha denunciado la víctima.

El exjugador del FC Barcelona niega la acusación y en los pasados días aseguró no conocer de nada a la denunciante.

Los hechos ocurrieron la madrugada del 30 de diciembre en Sutton, una discoteca elitista de la parte alta de Barcelona. La víctima, de 23 años, estaba en la zona VIP con unos amigos mexicanos y las dos amigas con las que había llegado a la discoteca. Un camarero apareció para pedirles que lo acompañaran porque alguien quería invitarlas a una copa. Era Dani Alves, a quien le acompañaba un amigo. La víctima dijo al jugador que no lo conocía y éste replicó con ironía: “Soy jugador de petanca en L’Hospitalet de Llobregat”, dijo según consta en la denuncia de la mujer.

Alves cogió una mano de la víctima y la acercó a su pene. Después, la invitó a entrar al baño, donde se produjo la presunta agresión sexual. La chica ha explicado que trató de salir, pero Alves no se lo permitió y la penetró vaginalmente. La escena, que duró unos 15 minutos, fue muy violenta, ya que también se produjo un momento de forcejeo entre los dos. Tras abandonar la zona VIP, la chica alertó de lo que había pasado y fue atendida en el hospital Clínic de Barcelona. Solo dos días después, denunció los hechos ante los Mossos. El parte médico de lesiones, también incorporado a la causa judicial, es uno de los indicios que apuntan hacia una relación no consentida.

Dani Alves (Juazeiro, Brasil, 39 años) había negado la mayor hasta ahora. Hace unos días, envió un vídeo al programa Y ahora Sonsoles, de Antena 3. “Me gustaría desmentir todo, primero. Yo estuve ahí, en ese sitio, con más gente, disfrutando. Todo el mundo sabe que me encanta bailar. Disfrutando, pero sin invadir el espacio de los demás y cuando eliges ir al baño no preguntas quién está en el baño para ir al baño”, se defendió. Y añadió que no conocía de nada a la víctima: “Lo siento mucho, pero no sé quién es esa señorita, no sé quién es, no la he visto nunca en mi vida. Todos estos años nunca he invadido el espacio de alguien, menos sin autorización. ¿Cómo lo voy a hacer con una mujer o una chica? Por Dios, no. Ya basta porque hacen daño, sobre todo a mi gente, a los míos, porque saben quién soy”.

En su declaración ante la jueza, de unos 45 minutos, Alves ha reconocido aunque solo parcialmente que se produjo una relación, pero ha negado haber agredido sexualmente a la chica. Mientras estaba esperando su turno en el calabozo de la Ciudad de la Justicia, su abogada defensora ha recibido los últimos atestados de los Mossos d’Esquadra en los que se analizan diversos indicios incriminatorios; entre otros, restos biológicos y huellas dactilares. También figuran las imágenes de seguridad de la discoteca Sutton que, aunque no muestran pruebas de la violación —no hay cámaras en el lavabo de la zona VIP—, sí que reflejan “el estado anímico” de la chica antes y después de lo ocurrido.

Joana Sanz ha subido a su stories de Instagram un mensaje de apoyo a su pareja en el que se ven las dos manos cogidas y un texto que indica “juntos”.